UROLOGÍA - CIRUGÍA ROBÓTICA - LAPAROSCOPIA

- Colegiado Núm. 361508251  -

 

P.O.P.: PROLAPSOS ÓRGANOS PÉLVICOS

 

 

POP: es el descenso de los órganos pélvicos a través de la vagina, debido a una debilidad del suelo pélvico.

Existen 3 tipos de prolapso:

Vejiga (Cistocele)

Útero o Cúpula vaginal (Enterocele)

Recto (Rectocele).

 

Importancia: muy frecuente, afecta a casi la mitad de las mujeres. 1 de cada nueve mujeres se operan a lo largo de su vida. Importante repercusión en la calidad de vida.

No debe suponer ninguna vergüenza su consulta por el especialista, ya que se trata de un problema muy frecuente y con solución.

Causas: En la mayoría de los casos está provocado por embarazos y partos vaginales. Otros factores relacionados, serían: obesidad, histerectomía (extirpación del útero).

Síntomas: Aparición de sensación de “bulto” o pesadez a nivel vaginal.

Otros síntomas que puede ocasionar, son:

- molestias a nivel bajo vientre

- dolor en las relaciones sexuales,

- problemas miccionales: pérdidas de orina, dificultad para orinar, infecciones urinarias.

Diagnóstico: es sencillo se basa en la exploración física. Se visualiza bulto a la entrada o cerca de la vagina. Según el tamaño se establecen cuatro grados de prolapso: I, II, III, IV.

Tratamiento: El tipo de tratamiento va a depender de diferentes factores: edad, tipo de prolapso, grado de prolapso, síntomas, actividad sexual,…

Así se tratan mediante:

- Rehabilitación del Suelo Pélvico: en prolapsos pequeños o bajo grado. Se basa en ejercicios de fisioterapia y electroestimulación.

- Cirugía: indicada en prolapsos moderados o severos  (grado II,III,IV). Se pretende la curación definitiva del prolapsos. Existen 2 modalidades de cirugía: Vaginal y Laparoscopia.

 

PROMONTOFIJACIÓN LAPAROSCÓPICA

 

Actualmente se considera el mejor tratamiento , más recomendado,  para corregir los POP en mujeres, ya que consigue los mejores resultado y los más duraderos.

Consiste en la corrección de los POP mediante la colocación de una malla por vía Laparoscópica que se fija al promontorio sacro (parte final de la columna vertebral).

Ha sustituido casi por completo a la cirugía vía vaginal, como consecuencia de:

- Mejores resultados y más duraderos.

- Cirugía mínimamente agresiva para el paciente.

La Laparoscopia ha permitido que las mujeres que padecen un POP, ya sea cistocele (vejiga), rectocele (intestino), o útero-cúpula vaginal, puedan afrontar con optimismo dicho problema. Razones para esta visión optimista, serían:

1. Es un problema muy frecuente  a partir de cierta edad entre las mujeres que han tenido partos vaginales. Consultarlo es importante y no debe ocultarse.

2. No es un problema grave de salud pero que si afecta de modo muy importante la calidad de vida de las mujeres que lo padecen.

3. Su diagnóstico es sencillo, simplemente con la exploración física. No son necesarias pruebas complejas ni dolorosas.

4. La cirugía Laparoscópica consigue altas tasas de curación con muy buenos resultados y duraderos.

5. Consigue mediante fijación con mallas recolocar los órganos afectados (vejiga, recto, útero, cúpula vaginal), en su posición natural, desapareciendo los síntomas (bulto, dolor, estreñimiento, infecciones urinarias,…). De este modo se consigue la curación definitiva y duradera.

6. Al realizarse por laparoscopia (sin necesidad de incisiones), la recuperación es rápida (24 horas en el hospital), cómoda (mínimo dolor), sin cicatrices.

7. Esta técnica permite colocar una malla sin peligro para la paciente. Las mallas colocadas por vía vaginal tienen dos riesgos importantes: la Infección y el Rechazo (en ambos casos sería obligado retirar la malla con lo que reaparece el problema).

8. Permite corregir POP complejos (incluyan vejiga, recto, útero) y voluminosos (grados III y IV).

9. No se altera la función sexual. En la cirugía vaginal, muchas pacientes posteriormente tienen dispareunia (dolor durante acto sexual). Este riesgo no existe con la laparoscopia.

10. En caso necesario (edad avanzada, miomas, …) puede realizarse también una histerectomía (extirpación del útero) lo que aumenta las posibilidades de un resultado duradero.

PONTEVEDRA

  C/. Michelena, 3 - 2º B - 986 85 27 01

A  CORUÑA

  CPE - Rua Cubelos - 981 10 00 20

Jefe del Servicio Urología CHOP - Pontevedra                      Especialista Servicio Urología CHUAC - A Coruña

Dr. Manuel Ruibal - 2018